BRABHAM

“UN LOGRO QUE NUNCA SE REPETIRÁ”

DAMON HILL 

JACK BRABHAM FUE EL PRIMER Y ÚNICO HOMBRE EN GANAR UN CAMPEONATO MUNDIAL DE FÓRMULA UNO EN SU PROPIO COCHE DE CARRERAS. Y LO HIZO CON NEUMÁTICOS GOODYEAR

Brabham. Goodyear 

UNA ASOCIACIÓN QUE SIGUE LIDERANDO EL CAMINO

Brabham ganó la carrera, y su tercer título de campeón del mundo, con un motor menos potente. Una verdadera leyenda de la conducción.

En 2019, Goodyear y Brabham Automotive reiniciaron la asociación ganadora que comenzó en 1965. Encabezando el regreso de la historia de Brabham y Goodyear está el BT62. Este coche de pista sin restricciones y de pura sangre está limitado a una tirada de producción de solo 70 vehículos. Con un peso de 972 kg (en seco) y 700 CV de su motor V8 de 5,4 litros, ya ha batido los récords de vuelta de la clase GT3.

Al igual que en los años sesenta, las carreras de coches deportivos ofrecen hoy una sólida plataforma para demostrar las tecnologías de los neumáticos en una amplia gama de prototipos y coches GT.  

El programa de desarrollo de neumáticos de Goodyear derivado de los deportes de motor sigue siendo un componente crítico para ayudar a Brabham a lograr sus ambiciones dentro y fuera de la pista.

"EL EQUILIBRIO ENTRE EL NEUMÁTICO, EL COCHE Y EL PILOTO ERA EXACTAMENTE LO QUE NECESITÁBAMOS. FUIMOS AL BRAND HATCH Y GANAMOS".

DAVID BRABHAM

Goodyear y Brabham

CELEBRANDO UNA ASOCIACIÓN

ICÓNICA DEL AUTOMOVILISMO

Durante una asociación récord que redefinió la Fórmula 1, Brabham y Goodyear consiguieron juntos 26 victorias en Grandes Premios. Después de un paréntesis de casi tres décadas, el nombre de Brabham regresó en 2018, con Goodyear suministrando de nuevo las gomas para su nuevo supercoche BT62.

Para celebrar el regreso de esta legendaria asociación, hemos creado una serie de películas documentales que analizan su pasado, presente y futuro. Rodadas en el impresionante circuito de Trac Mon, en Anglesey, las películas muestran lo mejor de la experiencia de la ingeniería moderna, lo peor del clima galés y dos marcas que simplemente se esfuerzan por superar los límites de lo que es posible sobre cuatro ruedas.

 

Con la colaboración de Damon Hill, David Brabham y el propio equipo de Goodyear en el mundo del motor, se trata de una mirada retrospectiva a dos marcas icónicas de la competición y una fascinante mirada a lo que el futuro depara a Goodyear y Brabham.

Brabham BT62R - Ep 1:

La cúspide del rendimiento

Brabham BT62R Ep 2:

La asociación perfecta

Brabham BT62R Ep 3:

El camino a seguir

A la edad de 40 años, le gustaba el reto de convertirse en el campeón mundial de Fórmula 1 de más edad.

Brabham debutó en la Fórmula 1 para la Cooper Car Company en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1955.

Brabham, un hábil mecánico y un feroz corredor, trabajó con Cooper para adaptar el coche a su propio estilo de carrera. Esta configuración híbrida de mecánico y piloto a menudo le hacía trabajar en su coche hasta las primeras horas antes del día de la carrera.

En un deporte elitista, la experiencia técnica de Brabham y su espíritu de superación le permitieron hacerse un nombre, tanto como piloto como constructor potencial.

Brabham llegó a ganar el Campeonato Mundial de Fórmula 1 con Cooper en 1959 y 1960. En 1962, dejó Cooper para conducir en su propio equipo: The Brabham Racing Organisation.

Tras haber ganado dos campeonatos mundiales de Fórmula 1, la esposa de Brabham le animó a retirarse de las carreras tras la temporada de 1965.

Su equipo no lo necesitaba a los mandos del coche. No valía la pena el riesgo: la Fórmula 1 era un deporte peligroso.

Sin embargo, la temporada de 1966 lo cambiaría todo. Mientras otros equipos experimentaban con los V12 de 3,0 litros recién permitidos, Brabham iba a lo seguro. Sabía que un motor V8, fabricado con piezas existentes, daría a los coches de su equipo menos potencia, pero una ventaja en términos de fiabilidad. Entusiasmado por la perspectiva de esta batalla V8-V12, y luchando por encontrar pilotos competitivos para su equipo epónimo, Brabham se encontró de nuevo al volante, corriendo con neumáticos Goodyear.

A la edad de 40 años, le gustaba el reto de convertirse en el campeón mundial de Fórmula 1 de más edad.  

Los medios de comunicación de la época estaban obsesionados con su edad y su ambición. En un movimiento poco habitual en el Gran Premio de Holanda, mientras otros pilotos corrían hacia sus coches para comenzar la carrera, Brabham se burló de los medios de comunicación. Se burló de su avanzada edad y se dirigió cojeando a su coche con un bastón mientras llevaba una barba postiza para conseguir el máximo efecto. Pero también se burló de sus críticos.

INFORMACIÓN


PATRIMONIO


SERIE CARRERA